Temporitzadors

Cómo ahorrar energía con temporizadores, programadores, termostatos y enchufes inteligentes

La nueva tarifa eléctrica con discriminación horaria hace más recomendable que nunca el uso de este tipo de dispositivos para aprovechar mejor los periodos valle

Cada vez más hogares y empresas usan temporizadores, programadores, termostatos o enchufes inteligentes para racionalizar su consumo de energía. Estos dispositivos se han abaratado y simplificado en los últimos años, hasta el punto de que están incorporados en muchos electrodomésticos.

La nueva tarifa eléctrica que entró en vigor el pasado 1 de junio introduce la discriminación horaria en todos los contratos domésticos y de empresa. Sea cual sea tu tarifa eléctrica, hay momentos del día en los que la electricidad es más cara y otros en los que es más barata. Esto hace que sea importante intentar aprovechar las horas en que la energía te cuesta menos.

Pero esto no significa que tengas que cambiar tus hábitos, por ejemplo levantándote a las doce de la noche para poner la lavadora… Existen una serie de dispositivos (temporizadores, programadores, termostatos y enchufes inteligentes) que te ayudan a aprovechar las horas valle. Solo tienes que configurarlos para que activen o desactiven los electrodomésticos, cargadores y otros aparatos en el momento más favorable. Además, ofrecen otras funciones muy prácticas.

Diferencia entre temporizadores, programadores, termostatos y enchufes inteligentes

Aunque a menudo usamos estos términos como si fueran sinónimos, existen algunas diferencias entre los temporizadores, programadores, termostatos y enchufes inteligentes.

  • Temporizadores: son los dispositivos más sencillos y en principio sirven para hacer que un aparato se apague después de un cierto período de tiempo. El ejemplo más habitual sería la función que incorporan algunos televisores y otros electrodomésticos para apagarse automáticamente después de un tiempo de uso. Sin embargo, en la actualidad este término se emplea a menudo para referirse a aparatos con más funcionalidades, como los programadores.
  • Programadores: estos dispositivos te permiten establecer a qué hora quieres que se encienda y/o se apague un aparato. Un ejemplo típico son las lavadoras que permiten programar el inicio del ciclo de lavado a una hora concreta, incluso mientras estás fuera de casa. Los primeros programadores eran analógicos, pero actualmente predominan los modelos digitales.
  • Termostatos: son aparatos que regulan el funcionamiento de dispositivos de climatización, como calderas o aparatos de aire acondicionado. Su función principal es mantener el rango temperatura definido, aunque los modelos actuales también incorporan otras funciones de temporizador, programador o incluso control a distancia con el móvil.
  • Enchufes inteligentes: los enchufes inteligentes son dispositivos que se instalan entre un enchufe convencional y un aparato. Disponen de conectividad para wifi o Bluetooth, por lo que permiten controlar el aparato desde un ordenador o dispositivo móvil. Por ejemplo, para encender o apagar una luz o el aire acondicionado cuando estás fuera de casa. También pueden realizar otras funciones, como medir el consumo de energía del aparato.

Consejos para el uso de temporizadores, programadores, termostatos y enchufes inteligentes

Aunque también se pueden adquirir y usar por separado, muchos electrodomésticos modernos (generalmente los que se denominan «inteligentes») incorporan funciones para programar su uso. De modo que, en primer lugar, conviene averiguar si los aparatos que tienes en casa o el trabajo ofrecen estas funcionalidades, consultando las instrucciones o la página web del fabricante.

Alternativamente, siempre puedes comprar temporizadores, programadores, termostatos y enchufes inteligentes en tiendas especializadas o por Internet, para gestionar el funcionamiento de cualquier electrodoméstico o aparato electrónico de casa o del trabajo, aunque sea antiguo.

Algunas formas de ahorrar energía con estos dispositivos incluyen:

  • Programar la iluminación de casa o de la oficina para que se apague a una hora determinada, en lugar de tener que estar pendiente de no dejarte ninguna luz encendida antes de irte. Del mismo modo, cuando estés de vacaciones o de viaje, puedes programar el encendido de algunas luces para prevenir los posibles robos o intentos de ocupación.
  • Configurar la lavadora y la secadora para que funcionen por la noche o el fin de semana, aprovechando los periodos valle que ofrece la nueva tarifa eléctrica, sin tener que preocuparte de ponerlos en marcha manualmente. Por ejemplo, puedes activar los programas un par de horas antes de levantarte para tender la colada antes de salir de casa.
  • Activar el modo de reposo de los ordenadores y dispositivos electrónicos para que entren en hibernación cuando hace un rato que no están activos. Esto es especialmente importante en el caso de las oficinas o empresas con muchos equipos. En cuanto a los dispositivos con batería, como portátiles, teléfonos o tabletas, conviene cargarlos por la noche, utilizando un cargador inteligente que se desconecte cuando se complete la carga.
  • Encender la calefacción y el aire acondicionado con antelación. De esta manera se evita tenerlos funcionando durante todo el día o la noche para disfrutar de una temperatura confortable cuando llegas a casa o la oficina. Con un termostato inteligente conectado a Internet, incluso puedes ponerlos en marcha y regular su temperatura desde tu teléfono móvil.
  • Monitorizar el consumo de energía mediante un enchufe inteligente. Esto te permite detectar los electrodomésticos energéticamente ineficientes o los «consumos fantasma» de algunos aparatos, que siguen gastando electricidad incluso cuando están apagados (modo stand-by) porque tienen leds, pantallas o relojes que están siempre activos.

Todos debemos concienciarnos acerca del coste de la energía y adaptarnos para intentar hacer un consumo más racional. Con medidas tan sencillas como estas, al cabo del año puedes conseguir un ahorro de electricidad que se note en la factura y que el medio ambiente te agradecerá.