¿Cómo afectan las subidas de los precios de la electricidad a nuestros clientes?

El incremento de hasta el 27 % en la factura de la electricidad no se aplicará a la mayoría de los clientes de Electra Caldense Energía porque tienen contratado un precio fijo todo el año

Coincidiendo con el inicio del año y la última ola de frío, los precios de la energía han marcado récords históricos en nuestro país. Esto supone un incremento de hasta el 27 % en la factura de la electricidad, que no afectará a la mayoría de los clientes de Electra Caldense Energía. ¿Sabes por qué?

Después de dos años de tendencia a la baja, los precios de la electricidad en nuestro país se han disparado en las últimas semanas. La organización de consumidores Facua denuncia que el coste que pagan los consumidores por su suministro eléctrico se ha encarecido hasta un 27 %.

Este incremento se atribuye a factores estacionales como la llegada del invierno y el mayor consumo de energía, sobre todo a raíz de la ola de frío que afectó a la Península en enero. ¿Pero son estas realmente todas las causas, o hay otros factores que repercuten en los precios de la electricidad? Y, lo más importante: ¿cómo se reflejará esta subida en las próximas facturas?

 

Cómo se fijan los precios de la electricidad

Lo primero que hay que saber es que solo el 30 % del importe de la factura eléctrica está destinado realmente a pagar los gastos de generación de la energía. El resto son impuestos y costes regulados que sirven para abonar el mantenimiento de las redes de distribución, financiar las energías renovables y el tratamiento de los residuos producidos por las centrales nucleares y otros servicios deficitarios, como por ejemplo la generación de electricidad en las islas Canarias. También hay una parte de la factura que se destina a financiar el polémico «déficit de tarifa» del sector eléctrico.

Todos estos conceptos, que suponen el 70 % de la factura, no se verán afectados por las subidas en los precios de generación de la electricidad que se han producido en las últimas semanas.

En cuanto a la generación de electricidad propiamente dicha, en nuestro país se aplica el llamado sistema marginalista. Esto significa que se paga un precio de producción fijo por la energía cada hora del año, en función de la oferta y la demanda. El precio queda fijado por la oferta que haya realizado la última planta que deba ponerse en funcionamiento para cubrir la demanda. Todo el resto de la electricidad se cobra a este precio único, independientemente de dónde y cómo se produzca.

El «problema» de este método es que, cuando hay un incremento de consumo muy acusado (por ejemplo durante una ola de frío), para cubrir la demanda deben ponerse en funcionamiento recursos adicionales como las plantas de ciclo combinado, que funcionan con gas natural. Los precios de producción de estas plantas pueden ser más altos porque dependen de combustibles fósiles que se encarecen en invierno, como es el caso del gas natural, que se utiliza también para calefacción.

Por tanto, lo que ha sucedido en este caso es que se han sumado los efectos de una mayor demanda de electricidad con problemas puntuales de suministro de gas natural que han encarecido el precio, provocando que se disparen los costes de generación y, finalmente, los precios de la electricidad.

 

Por qué la subida de los precios de la electricidad no te afecta si eres cliente nuestro

Para acabar de entender el impacto que tiene el incremento de los costes de generación de la energía en la factura de los consumidores, hay que explicar la diferencia entre los dos tipos de contratos de suministro de electricidad que existen en nuestro país: el precio regulado y el precio libre.

El precio regulado es el que se aplica a la mayoría de consumidores domésticos y se basa en la tarifa regulada PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). Este precio es variable en función de la oferta y la demanda, pero generalmente suele ser inferior al precio del mercado libre. Además, pertenecer al mercado regulado permite acceder al bono social de la electricidad, que aplica descuentos de hasta el 40 % a los consumidores que integran los colectivos más vulnerables.

En el precio libre, las tarifas están totalmente liberalizadas y esto permite acceder a ofertas de las compañías comercializadoras, que a menudo combinan el suministro de electricidad y gas. Teóricamente, se pueden llegar a pagar precios más económicos que en el mercado regulado. Pero la realidad es que, según Facua, los clientes del mercado libre pagan hasta un 56 % más que aquellos que están acogidos a la tarifa PVPC, aunque varía mucho según la compañía eléctrica.

La gran mayoría de clientes de Electra Caldense Energía (especialmente los particulares con una potencia contratada inferior a 10 kW) pertenecen al mercado regulado y, por tanto, se benefician de la protección que ofrece la tarifa PVPC y pueden solicitar el bono social si cumplen los requisitos. Además, todas las tarifas de Electra Caldense Energía se basan en un precio fijo sobre la energía por contrato. Esto significa que, durante todo el año, pagarás la electricidad al mismo coste sin que se apliquen las posibles subidas en los costes de generación, que asumimos nosotros.

Finalmente, si eres cliente de Electra Caldense Energía, disfrutas de otras ventajas como la posibilidad de elegir una tarifa con discriminación horaria, que te permite tener un precio más bajo para las horas donde haces un mayor consumo de electricidad. También te ayudamos a tramitar tu bien social y si escoges la factura electrónica, ¡contribuirás a cuidar el medio ambiente y te ahorrarás 6 euros cada año!

 

Ven a Electra Caldense Energía y deja de preocuparte por los precios de la electricidad. ¡Infórmate!

Entradas recomendadas